Por qué sí y por qué no de “El final del Arco Iris”

En su segunda temporada en México, esta historia nos cuenta la última parte de la vida de la gran Judy Garland, una de las primeras estrellas de cine sonoro en el mundo y que durante toda su vida luchó contra las adicciones. Cuenta con las actuaciones de Alejandra Desiderio, Mario Sepúlveda y José Antonio López Tercero.

Por qué sí:

-Alejandra Desiderio. ¡Qué actuación! Vemos a Judy Garland caerse y levantarse una y otra vez. Su voz te llega hasta el tuétano e interpreta como las grandes.

-La escenografía. Lástima que no nos dieron programa de mano y nos perdimos de los datos de producción, pero la escenografía está muy sencilla pero nos lleva a los lugares que la obra necesita sin necesidad de algo más.

 

Por qué no:

-La musicalización. En muchos momentos la música suena como Nintendo noventero. Teniendo teclado y batería se pudieron tener unos arreglos muy profesionales, pero el resultado se vuelve chafa.

-Las transiciones. El libreto de por sí es pesado. Si a esto sumamos que las transiciones entre varias escenas son larguísimas tenemos como resultado un ritmo lento que dificulta que el público siga la trama.

-Los micrófonos. ¿Qué tan difícil puede ser manejar micrófonos en una obra musical? No es posible que toda la obra la protagonista haya estado peleándose con el sonido para que su voz se escuche. Tache.

-Mención honorífica. Sí, otra vez el baño de hombres del Foro Shakespeare. No es posible que un foro tan exitoso tenga una instalación tan incómoda para el público.

 

“El final del Arco Iris”. Cierre de temporada, jueves 24 de Marzo a las 20: 30 hrs. Foro Shakespeare (Zamora 7, Col. Condesa)

Por qué sí y por qué no “Como quieras… perro ámame”.

 

 

Max y Sam fueron plantados por sus respectivas citas en el mismo restaurante, lo que da pie a que se conozcan y empiecen a hablar de sus respectivas experiencias dentro de sus relaciones amorosas a través de canciones y sketches.

 

Por qué sí:

 

-Michelle Rodríguez: Conecta con el público desde que sale a escena. Tiene un timing perfecto para la comedia. Se sabe divertida y lo explota sin caer en el exceso y además canta muy bien. Sin duda, lo mejor de la obra.

 

Por qué no:

-La música: Aunque se vende como una comedia musical, en realidad ésta es una obra con canciones que, si se quitaran, no harían ninguna diferencia al contar la historia. O sea, las canciones no dicen nada. Además, en la publicidad hablan de algunas canciones que al final no aparecen por ningún lado.

-La producción: De veras, ¿cuánto les costó esa escenografía? Tomando en cuenta que el boleto cuesta $500, entrar al teatro y ver que un restaurant está representado por telones pintados con un pueblo por un lado y una casa por el otro, un farol que se usa de perchero, una banca de parque y varios huacales a mí en lo personal me pareció una burla. Y no vamos a entrar en el libro que escribió la protagonista que en realidad es un directorio forrado con papel azul.

-Diego de Erice: Escribió, dirigió y protagoniza una obra que parece específicamente diseñada para su lucimiento. El problema es que, aunque no es malo, en realidad no tiene vis cómica, se nota pesado en escena y al momento de cantar palidece ante Michelle Rodríguez. Durante la función le hace varios comentarios bastante ofensivos al pianista, además de que intercala unas 300 groserías por frase y eso termina por cansar.

-El libreto: Puros lugares comunes, dos personajes que no se plantean bien en ningún momento, los mismos chistes o comentarios sexistas de toda la vida. Y sí, dos o tres chistes que funcionan.

 

“Como quieras… perro ámame”

Dramaturgia: Diego de Erice.
Producción: Sergio Gabriel
Elenco: Diego De Erice, Roger Gonzalez, Eleazar Gomez, Gicela Sehedi y Michelle Rodriguez. Todos alternando funciones.

Teatro Renacimiento (Centro Teatral Manolo Fábregas) Jueves 20:30 horas; Viernes 19:30 y 2130 horas; Sábado 18:30 y 20:30 horas; Domingo 17:00  y 19:00 horas.

Por qué sí y por qué no: “Pozole o la venganza de los anacrónidas”

Una comedia negra sobre tres hermanos, herederos de un experto pozolero, cuya misión de vida es “aniquilar la oscuridad y la maldad en el mundo”.

Por qué si:
-Los actores: Están cagadísimos. Se ve de lejos que el proceso ha sido divertidísimo para ellos y eso hace que la obra lo sea para el público. Entre paréntesis, hacen la mejor escena de pelea que he visto en mi vida.

-La historia del pozole: El pozole es algo así como el catalizador de la historia y se habla de su historia (¿sabían que los aztecas lo preparaban con carne humana?), su forma de elaboración y su importancia en la gastronomía mexicana.

-El multimedia: Particularmente los videos porque ayudan a contar la historia, tienen una muy buena producción, se ven y se oyen bien. ¡Por fin una obra donde los videos no dan pena ajena!
Por qué no:

-El estacionamiento: Es un hecho que la Santa María la Ribera va para arriba y es mucho más segura que hace algunos años, pero aun así salir del Sergio Magaña en la noche no está padre. Un valet parking no les haría daño.

-La historia: Sin dejar de ser entretenida,  es complicada de seguir y deja cabos sueltos.

… y una duda: ¿a quién se le ocurrió un título tan complicado? Tuve que googlear “anacrónidas” y la palabra ni siquiera existe.

“Pozole o la venganza de los anacrónidas”

Jueves y Viernes, 20:30 Hrs.

Teatro Sergio Magaña (Sor Juana Inés de la Cruz 114, Col. Santa María la Ribera)
Elenco, dramaturgia y dirección: Héctor Iván González, Guillermo Revilla y Edgar Valadez

Por qué sí y por qué no: La jaula de las locas

“La jaula de las locas” es uno de los musicales más representados y conocidos del mundo. Este clásico se acaba de re estrenar en el D.F hace unos días, después de haber tenido una temporada muy exitosa hace alrededor de 20 años.

Por qué sí:

-El ensamble: Un equipazo de bailarines que se lucen con las coreografías dirigidas por Pepe Posada. Yo no sabia ni para donde voltear, puro talento.

La música: Harry Herman se luce porque cada canción es especial, nos cuenta una historia y es inevitable salir del teatro tarareándolas (creo que eso debería pasar con todos los musicales).

-Los protagonistas maduros: Aída Pierce, aunque sale muy poco tiempo, esta divertidísima. Aunque Roberto Blandón se ve cansado, hace un muy buen equipo con Mario Iván Martínez y sus personajes son entrañables. Con el que me quedo es con Patricio Castillo, ¡qué forma de burlarse de sí mismo! De lo mejor de la obra.

Tengo que mencionar a Rogelio Suárez, ¡es buenísimo! Si alguien tiene duda sobre la definición de comedia corporal TIENE que ir a verlo. Aplauso de pie.

-Por qué no:

-La escenografía: En varias partes de la obra la escenografía me pareció muy limitada (chiquita, pues) y los mismos actores llegan a verse incómodos en los movimientos.

-Los protagonistas jóvenes: Ni Michel ni Amanda me lograron convencer. Sobre todo él, siendo un poco el antagonista (no necesariamente el malo), falla porque queda como el tipo berrinchudo que se avergüenza de su papá-mamá.

-El libreto: Creo que es parte del problema anterior. A mí personalmente no me gusta que el planteamiento dure horas y al final el autor se saque un desenlace de la manga como pasa aquí. Lo bueno es que en “La jaula” el planteamiento es divertidisimo y no tiene pierde.

“La jaula de las locas”

Teatro Hidalgo.Viernes 20:30 Hrs, Sábados 18 y 21 Hrs, Domingos 17 y 20 Hrs

Por qué sí y por qué no: La Dalia Negra

Esta es una historia policiaca que nos presenta a Elizabeth Short, aspirante a actriz en Hollywood en los años 40, y paralelamente nos desvela los misterios detrás de su salvaje asesinato.

Por qué sí.

-La música: Perfectamente sintonizada con el resto de la producción, le da ritmo y emoción. Juan Lino se luce y hace que sea un personaje más de la obra.

-El diseño audiovisual: Es una obra prácticamente basada en las proyecciones y hay que remarcar que están milimétricamente calculadas y sincronizadas con el resto de los elementos. La verdad cuando se mueven con el giratorio del teatro me dejaron  con la boca abierta.

La caracterización: Todos los personajes están vestidos y peinados perfectamente de acuerdo al tiempo en que se desarrolla la obra. Ariadne Díaz se ve hermosa todo el tiempo.

-Las hermanas Andrews: ¡Mención honorífica! Antes de la función tres cantantes guapas, talentosas y divertidas dan un pequeño show ambientado en los 40 fuera del teatro. Un detallado que hace que uno se olvide de la espera antes de entrar.

Por qué no:

-La narración: Se que Fernando Luján es una institución de la actuación, pero la verdad es que su dicción al contar la obra deja mucho que desear y es muy difícil acostumbrarse a ella para entenderle.

-La iluminación: Las animaciones juegan en contra del trabajo de Matías Gorlero y en general las caras de los actores apenas se distinguen entre las sombras.

Por qué sí y por qué no “Miseria Esmeralda”

Basada en “Otelo” de William Shakespeare, presenta la historia de Miseria, una mujer que proviene de una familia rica pero terminó convertida en prostituta, y los tres hombres que se pelean su amor.

 

Por qué sí.

 

-El concepto: Lo presentan como “Teatro de inmersión” e implica que el público esté moviéndose entre distintos escenarios siguiendo la acción y estando en contacto muy cercano con los actores. Mis respetos para ellos por fletarse el no perder su personaje teniendo al público ( que puede ponerse bastante impertinente) a unos cuantos centímetros de distancia.

-El lugar: “Americana Club” es una mansión en la Colonia Juárez, tiene muchísima historia y está adaptada como bar/antro/centro cultural. Lo chido aquí es que sus espacios están muy bien aprovechados para contar la historia de “Miseria esmeralda”.

-Las coreografías: Las escenas de baile fueron de mis favoritas en el montaje. Tienen un grupo buenísimo de bailarines (las bailarinas merecen un reportaje completo) y los actores cumplen bastante bien bajo la dirección de Ilse Lazcano y Tania Sierra.

 

Por qué no.

 

-La organización: Como en la función hubo mucho público, los tiempos de espera entre los distintos escenarios podían ser muy largos y eso causaba que fuera fácil perder el hilo de la historia (o sea aburrirse).

-La puntualidad: El inicio está agendado a las 9 de la noche, pero a esa hora todavía estábamos todos haciendo fila fuera del Americana. Dejaron entrar al público hasta las 9:30 y el espectáculo empezó poco antes de las 10:30. Aunque durante la espera te sirven un trago de cortesía, para cuando dieron tercera llamada la expectativa ya se había convertido en aburrimiento.

-Las instrucciones: Lo primero que te dicen al entrar es que durante la función está totalmente prohibido hablar. Luego llegas a la primera escena y el personaje de Aarón Balderi insiste al público que debe hablar porque “están muy apagados” y le regala shots de tequila y ajenjo. Después llega el de Alejandra Ley amenaza con a que quien hable lo van a sacar sin reembolso. Instrucciones confusas+Alcohol+Público impertinente= Desastre.

-El audio: Las escenas no tienen un orden establecido (para que puedan hacerse simultáneamente) por lo que es importantísima la presentación que Miguel Pizarro hace al inicio. Pero la acústica no ayudó, el micrófono se fue la mitad del tiempo y entendimos la cuarta parte de lo que quiso decir.

-Mención honorífica: La pelea entre los personajes de Fabián Robles y Marcelo Córdoba. Nunca había visto algo tan falso en teatro (los zombies de las películas del Santo estarían orgullosos). Lo mejor es que la hacen dos veces para que no pierdas detalle.

 

Miseria Esmeralda.

Lucerna 42, Col. Juárez.

Miércoles 21:00 hrs.

Por qué sí y por qué no: “No se elige ser un héroe”.

Esta comedia empieza a contarse a partir de la intención de Coca-Cola de incluir en su publicidad a un hombre muerto, previo pago de una muy buena cantidad de dinero a sus cinco hijos. El problema es la democracia (se parece tanto a la vida): la mayoría de ellos debe ponerse de acuerdo y tomar una decisión. En el camino se reflexiona sobre el adulterio, el capitalismo, la violencia en la familia y más.

 

Por qué sí.

Los actores: Todos te cuentan sólo parte de su historia y el resto debes adivinarlo por lo que no dicen. Tengo que decir que mi favorita fue Verónica Merchant. Si eres mi contemporáneo y la recuerdas como la mamá de Luz Clarita, ¡olvídalo! Te va a dejar con la boca abierta.

El humor: “Negro como el refresco de cola”. Es uno de sus mayores puntos a favor. Tiene todos los chistes políticamente incorrectos que te imagines y te saca buenas carcajadas.

El libreto: Aunque deja algunos cabos sueltos (para mí gusto muchos), los personajes nunca se traicionan. El final me sorprendió y aun así es lógico.

 

Por qué no.

Sergio Bonilla: Todos los personajes son creíbles, pero en varios momentos el de Sergio  exagera tanto sus movimientos que se sale de lo que los otros actores están haciendo (probablemente es un tema de dirección, la cual estuvo a cargo de su hermano Fernando). Y ya de cuates, cuando su personaje se pone borracho, ¿fue a propósito que cayera en la farsa chespiritesca?

Los baños del foro: La experiencia teatral va más allá de la obra. El Foro Shakespeare es muy concurrido, incluye varios espacios y muchas veces varias obras simultáneas. ¿A quién se le ocurrió poner el baño de hombres donde el público espera para entrar, y encima hacerlo minúsculo? Tiene que haber una ubicación, tamaño o forma de manejar el espacio que sea más cómoda para el público.

“No se elige ser un héroe”.

Sábados: 20:30 hrs. Domingos 18:30 hrs. Foro Shakespeare (Zamora 7, Col. Condesa)